Limpieza de cutis

La limpieza de cutis es un procedimiento realizado manualmente, destinado a mejorar el aspecto de la piel, corregir la dilatación de los poros, eliminar las células más superficiales y extraer las impurezas y los microquistes que se van acumulando con el tiempo.

La sustancia producida por las glándulas sebáceas junto con bacterias y células taponan el orificio de desembocadura de la piel, y se van acumulando en los poros y forman los comedones o barritos. Si los barritos se inflaman, se convierten en granos; por eso es importante extraerlos. Sin embargo, la extracción debe realizarla un profesional, ya que la presión con las uñas puede producir la rotura del folículo, lo que puede generar a su vez inflamación y en algunos casos una cicatriz.

El tratamiento dura aproximadamente entre 50 minutos y una hora. La limpieza cuenta con cuatro pasos: pulido, extracción, descongestión y nutrición de la piel.

El pulido, se realiza aplicando cremas abrasivas para eliminar las capas más superficiales de la piel y ablandar los comedones y los microquistes. Finalizada la extracción, se colocan sobre la piel lociones y cremas antisépticas; luego se aplican productos (geles o cremas) descongestivos y se realiza un drenaje linfático para que la piel quede totalmente desinflamada. El último paso es la nutrición de la piel a partir de la colocación de diferentes máscaras a base de vitaminas y colágeno.

La frecuencia e indicación de la limpieza dependerá del criterio profesional de la cosmiatra a cargo, de acuerdo al tipo de piel.

Cada tipo de piel requiere un cuidado diario con productos cosméticos específicos que se adapten mejor a cada necesidad.

Realizá una consulta sin cargo con nuestra cosmiatra, quien luego de una evaluación personalizada y diagnóstico, te indicará cuáles son los productos y tratamientos más adecuados para vos.