Radiofrecuencia tripolar

La Radiofrecuencia tripolar produce un calentamiento gradual de la piel, actuando principalmente sobre las fibras existentes de colágeno, fortaleciéndolas y produciéndose un efecto llamado colágeno-génesis (formación de nuevo colágeno), creando el efecto de contracción de la piel, y por lo tanto reduciendo la flacidez.

El calentamiento profundo que produce, afecta la piel y tejido graso subcutáneo. Dicho calentamiento va a favorecer:

  1. El drenaje linfático y por lo tanto la disminución de líquidos y toxinas en que se encuentran embebidos los adipositos del tejido afecto de celulitis;
  2. Un aumento en la circulación de la zona que mejora el metabolismo del tejido graso subcutáneo y el aspecto de la piel acompañante;
  3. La formación de nuevo colágeno, tanto en la piel como en el tejido subcutáneo, otorgando firmeza a todo el tejido;
  4. El rejuvenecimiento de la zona tratada, ya que refuerza la estructura de colágeno;
  5. El aumento de la propagación del oxígeno;
  6. La degradación del colágeno rígido, aumentando la elasticidad de la piel y mejorando la textura de la misma;